Ergonomía y seguridad del operador

La estructura de los almacenes Modula ha sido ideada para resultar segura y a la medida del hombre. La ergonomía del almacén vertical permite a los operadores tener toda la mercancía al alcance de la mano e implica menos riesgos para las personas que trabajan en el almacén.
Los almacenes verticales Modula están dotados de barreras físicas y fotoeléctricas para garantizar la máxima seguridad del operador: esto ha permitido a Modula adquirir la certificación TUV GS que da fe de la conformidad a los más estrictos estándares de seguridad vigentes en Europa.
La estructura del almacén permite un acceso a las mercancías sin almacenamiento en repisas o estantes; esto evita situaciones potencialmente peligrosas para los operadores, que antes se veían obligados a utilizar escaleras o medios de elevación.
Gracias a las bahías de recogida y depósito a la altura del hombre, Modula evita al operador el tener que agacharse para levantar materiales pesados y mejora la ergonomía del puesto de trabajo. Representa una evolución notable para las condiciones de trabajo porque reduce drásticamente los efectos negativos ligados a tareas desgastantes.
Para incrementar aún más la ergonomía del almacén vertical es posible dotar los almacenes Modula de la versión deslizable de la consola Copilot. Se arrastra fácilmente a lo largo de la bandeja y permite tener la interfaz de usuario al alcance de la mano durante las operaciones de recogida y depósito.

 

¿Desea mejorar el rendimiento de su sistema de almacenamiento?

Descubra como con Modula puede recuperar espacio, aumentando a la vez la productividad en sus operaciones de picking.

Contáctenos